“NO ES, DE DUDAR”

a1186d56e8da61e492d001728c857560

Cierto es,

que duele verte como una flor

en medio de otro jardín,

esbelta con la caricia del viento,

como una rosa en otras manos

la fragancia despedida en silencio.

No es, de dudar

que el atardecer tiene su momento de frio

en la culminación del ocaso,

su silencio en el momento de la oración .

 

Me quedó la espina de tu voz

que se encaja implacable 

como una espada de amor y de venganza

pero también el olor fermentado de tu amor 

en mi alma;

Semilla de una rara planta 

cuya savia enrojecida circunda en el poema;

de todos los olores,

de tí

me quedó impregnado el olfato,

odisea en mi alma.

El afrodisiaco perfume de tu piel

pegado en los morenos poros de los mios.

 

Un raro placer profano

que llama a adorar, lo que adoré,

de lucha en mi oración 

que golpea mi pecho;

mi jarro vacío, alabastro dispuesto

en silencio recatado,

lleno de tus besos.

Aun insaciable mi boca

como un desierto que colecta sus primeras lluvias

y aunque tu amor indiferente

decaiga como una hoja en otoño

en mí, la muerte del mismo

resucita en el verso.

Autor: Hilario de Jesus Esteban Lopez©

“CARTA A UN AMOR”

“CARTA A UN AMOR”

Todo animal deja huella,

esta es la mía.

Trinar de pájaro solitario, religión a tu amor, rezo a discreción de mi alma soñadora;

pizca de una coma, grito sonoro de una exclamación,

guiño de un punto, la canción rítmica de mi corazón.

 

Aquí, cobra vida tu nombre; suspiro, rima de una poesía, loco frenesí,

palabra escrita, voz que canta, desde las frágiles arterias de mi alma.

Ritmo incesante, ceguedad, lucha, amor;

podrás leer sumergiéndote hasta ahogar los suspiros;

húndete en el trasfondo lucido y encontraras tu nombre anonimado,

estarás como un arquetipo, perla formada por la herida de la arena

sobre la frágil carne de una ostra.

será un espejo que cristaliza el resplandor del día

a través de la diadema semifusa de un prisma;

tu nombre será proscrito, pero no ignorado.

se moverá como una sombra tras el vértigo de mis palabras,

te veras trasparente, autografía muda, pero viva.

Alumbra con tus ojos las veredas por donde camina mi corazón enamorado,

resplandecerán las palabras, se encenderán como luciérnagas

en medio de la noche prologas de una tormenta.

Como una campanada en lo alto de la montaña sonará tu nombre.

Monumento a tu amor, es este,

léelo y sabrás quien soy.

Faro, allá en la costa de mis recuerdos,

esa eres tu;

las estrellas de mi negra noche brillaran a través de este pasillo;

veras mis glorias latentes, mis rimas locas, el pérfido secreto de mi corazón,

rugir apasionado, golpe y caricia.

Detente al borde de mis pensamientos,

y veras mi alma desnuda,

acércate casta, inocente, a saborear la poesía que emana de mi alma.

Amar es vivir.

el viento se escucha cuando susurra, mi voz susurrará entre las hojas de este libro.

Los pájaros sacuden sus alas al cantar, yo sacudo mis suspiros para liberar mi alma.

No reveles el secreto de tu corazón a una mujer, por que entregaras tu cuello

al verdugo ufano de sus caprichos, decía mi Padre.

 

Yo te he coronado la reina de mis pensamientos,

el alma mater de lo infinito, te he tallado con el pedernal de mi palabra,

hay laureles para ti, en mi poesía, he vaciado el nardo al regazo de tus pies.

aquel pequeño brote, busca el sol para vivir, yo busco la luz de tus ojos,

el halo prohibido de tus labios, para ser el mártir de tu amor.

fuiste el halito de mi poesía, el alma de mi vida, la luz que mis ojos buscaron cada mañana,

¿Quién caerá a tus pies, como un esclavo rindiendo su corazón?

yo, el anacoreta de tu religión.

¡el disidente por tu amor! el Naamanita apasionado, buscando tu perfume.

Yo el proscrito por tu boca, el delirante de tus besos

por el dulce néctar de tus labios, murmurando a tu oído redención.

¡Silencio me dicen tus labios!

Silencio, guardaré

para que hablen tus besos.

Hilario de Jesús Esteban López©

Julio 16, 2013.

“SIN RESPUESTA”

pie

“SIN REPUESTA”

Se ha ido decía el cuerpo

pero mi alma

no se saciaba de amarla,

y termine respirando su amor;

diástole de mi corazón .

Su mirada vivía dentro de mi

como una boya sobre las olas

movida por el mar.

 

antes que sus ojos

clavarán sus flechas,

antes que su voz melodiosa

como el eco melancólico

de una piedra sobre la poza

se hundiera en la marea

frenética de mi mente;

y sus pies, frutos apresurados

tropezaran con mi sombra.

 

ya mi alma le amaba.

Su amor fue para mí

como un canto antifonal

como un preludio;

chapoteo sobre la ola;

ala de cisne al mar

Es que fue mi delirio ,

es que;

¿no se?

¿no se porque? la ame.

Autor: Hilario de Jesus Esteban Lopez.©

Guatemala

2017

 

 

“DESMENTIDO”

golpe martillo

“DESMENTIDO”

Si me olvidas dímelo
con el ruido sonoro de un beso
como el golpe infame de un martillo;
grábalo en el timpano
Para recordar que tu amor
nunca fue mío.

que calcine como una una brasa
carbon, ceniza, golpe seco,
yunque sobre mi pecho
donde el fragor del suspiro astillado duerme
sin mella de locura.

Que temple, el alma como a metal
aunque se que es mentira:
hipótesis en boca exenta de cordura
que el tiempo y olvido
el viejo amor, la otrora amada, cura.

Autor: Hilario Esteban Lopez ©
Guatemala.
2017

“IDOLATRIA”

The eternal Idol

“IDOLATRÍA “

De buena mata, núbil, diáfana

me clavo su mirada de juventud

cierzo de confusión, a edad temprana,

gimió mí afónica voz, como un laúd.

¡olvídala! Clamó la moral vana

no he de negar mi ingenuidad sencilla

mi corazón impíamente enfermo,

ya había hincado, su rodilla.

Aquella que en el recodo del verso

como un pomo de topacio brilla

cuyo edredón escandaloso mueve

la frágil hora envuelta en poesía.

desmembra mi pasión, ¡ella!

es, ante la cual se hinca el alma mía.

¡Oh Nazareno!

Yo le adoro, le mimo, le arrullo

en nombre del amor,

la boca ajena, le llamara acomplejada cobardía,

la religión me tilda con condena,

algunos superflua osadía

otros arrojan la piedra, esconden la mano

yo vengo ante ti,

como la magdalena.

¡Ay! La siniestra batalla que ruge como un Armagedón.

¡Oh nazareno!

¿Como podré, obtener tu perdón?

Autor: Hilario de Jesus Esteban Lopez.©

2017

“ME BASTA”

img_0475

“ME BASTA”

Me basta tu amor, por santuario;
por espejismo, tu sílaba en mi recuerdo;
por poema tu silencio,
por manantial tu boca.

Por cántico el murmullo de tu risa.

Me basta por inspiración tu existencia;
tu olvido, por plegaria,
me basta el tiempo,
por revelación de tus besos.

Me basta el agitado corazón
por venganza cuando pienso en ti;
tu alma por almohada,
por paraíso tus caricias.

Me basta la muerte
para destrozar la rutina del día
para saber que he vivido, para amarte
¡Me basta! sin embargo muero.

tengo hambre de tus besos

!Tengo hambre de ti!

Autor: Hilario de Jesús Esteban López©
2017

“PLEGARIA”

“Plegaria”

Señor yo también te busco de noche

tras la enramada oscura de las horas

cuando el canto del grillo es lúgubre

y el búho arcano vocifera

y los ojos ajenos estupor se embriagan.

Señor

Yo, te busco.

Señor !

es que en la estupidez vana

me curte la ponzoña de sus ojos

yo le ame

como Eva amo el prohibido manzano

como Adán precipitado

en el abismo virgen de su amada

perdiendo la escama sagrada

de su pupila y de su alma

le ame con la codicia embrutecida

que arde en la llama de mi hoguera

fui ingenuo, fui casi tonto;

he sido encadenado al amarla .

Su amor para mi fue

como una brasa en mi mano

como una espina en mi pie

como vicio de pecado,

entro de golpe;

fue cicuta,

fue almíbar, fue palabra,

fue verso

fue verbo.

Señor:

No se, si en aquella hora tardía

fue génesis y el mundo para nosotros amanecía;

florecieron salvajes los lirios

se amalgamaron las rosas

se detuvieron los ríos

no se si algo en nosotros apenas moría

Pero si se

que Es la hora del sueño

y te busco bajo esta luz celeste

bajo el puñado de estrellas

yo soy el que alza la voz

con la marca de Caín el pecador en mi frente

en mi súbita cobardía

he huido Bajo la sombra de la noche

al ruedo de tu manto

como el asesino de Urías

soy ladrón, he matado,

he gritado donde esta el traidor

he mentido, he fornicado he traicionado

yo también soy Pilato

he lavado mis manos

he herido al crucificado .

Perdóname por haberla amado

Si he de renacer de Nuevo

si penitencia sacrílega

ha de enfrentarse mi alma

en el afán de olvidarla

si en el cristal de los ríos he de ahogar

la profana lasciva

dime donde se encuentra

el precio que mi culpa franquea.

¡Perdóname!

Tu que eres rabí y yo pecador me llamo

aquí estoy

¡Que así sea!

¡Señor! …

yo,

yo aun la amo.

Autor: Hilario de Jesús Esteban Lopez. ©

2016