“IDOLATRIA”

The eternal Idol

“IDOLATRÍA “

De buena mata, núbil, diáfana

me clavo su mirada de juventud

cierzo de confusión, a edad temprana,

gimió mí afónica voz, como un laúd.

¡olvídala! Clamó la moral vana

no he de negar mi ingenuidad sencilla

mi corazón impíamente enfermo,

ya había hincado, su rodilla.

Aquella que en el recodo del verso

como un pomo de topacio brilla

cuyo edredón escandaloso mueve

la frágil hora envuelta en poesía.

desmembra mi pasión, ¡ella!

es, ante la cual se hinca el alma mía.

¡Oh Nazareno!

Yo le adoro, le mimo, le arrullo

en nombre del amor,

la boca ajena, le llamara acomplejada cobardía,

la religión me tilda con condena,

algunos superflua osadía

otros arrojan la piedra, esconden la mano

yo vengo ante ti,

como la magdalena.

¡Ay! La siniestra batalla que ruge como un Armagedón.

¡Oh nazareno!

¿Como podré, obtener tu perdón?

Autor: Hilario de Jesus Esteban Lopez.©

2017

“ME BASTA”

img_0475

“ME BASTA”

Me basta tu amor, por santuario;
por espejismo, tu sílaba en mi recuerdo;
por poema tu silencio,
por manantial tu boca.

Por cántico el murmullo de tu risa.

Me basta por inspiración tu existencia;
tu olvido, por plegaria,
me basta el tiempo,
por revelación de tus besos.

Me basta el agitado corazón
por venganza cuando pienso en ti;
tu alma por almohada,
por paraíso tus caricias.

Me basta la muerte
para destrozar la rutina del día
para saber que he vivido, para amarte
¡Me basta! sin embargo muero.

tengo hambre de tus besos

!Tengo hambre de ti!

Autor: Hilario de Jesús Esteban López©
2017

“PLEGARIA”

“Plegaria”

Señor yo también te busco de noche

tras la enramada oscura de las horas

cuando el canto del grillo es lúgubre

y el búho arcano vocifera

y los ojos ajenos estupor se embriagan.

Señor

Yo, te busco.

Señor !

es que en la estupidez vana

me curte la ponzoña de sus ojos

yo le ame

como Eva amo el prohibido manzano

como Adán precipitado

en el abismo virgen de su amada

perdiendo la escama sagrada

de su pupila y de su alma

le ame con la codicia embrutecida

que arde en la llama de mi hoguera

fui ingenuo, fui casi tonto;

he sido encadenado al amarla .

Su amor para mi fue

como una brasa en mi mano

como una espina en mi pie

como vicio de pecado,

entro de golpe;

fue cicuta,

fue almíbar, fue palabra,

fue verso

fue verbo.

Señor:

No se, si en aquella hora tardía

fue génesis y el mundo para nosotros amanecía;

florecieron salvajes los lirios

se amalgamaron las rosas

se detuvieron los ríos

no se si algo en nosotros apenas moría

Pero si se

que Es la hora del sueño

y te busco bajo esta luz celeste

bajo el puñado de estrellas

yo soy el que alza la voz

con la marca de Caín el pecador en mi frente

en mi súbita cobardía

he huido Bajo la sombra de la noche

al ruedo de tu manto

como el asesino de Urías

soy ladrón, he matado,

he gritado donde esta el traidor

he mentido, he fornicado he traicionado

yo también soy Pilato

he lavado mis manos

he herido al crucificado .

Perdóname por haberla amado

Si he de renacer de Nuevo

si penitencia sacrílega

ha de enfrentarse mi alma

en el afán de olvidarla

si en el cristal de los ríos he de ahogar

la profana lasciva

dime donde se encuentra

el precio que mi culpa franquea.

¡Perdóname!

Tu que eres rabí y yo pecador me llamo

aquí estoy

¡Que así sea!

¡Señor! …

yo,

yo aun la amo.

Autor: Hilario de Jesús Esteban Lopez. ©

2016

“AMANDOTE”

(Un poema escrito en el año 2013;

me veo y ya no soy el mismo)

“Amándote”

A ti

como se escapa el aire entre las manos

así tu amor se esfuma

en mi alma

y deja la huella de un llanto amargo

que carcome, mi alma

alma que ya no existe

alma que se ha marchado contigo

huye la alegría de mis labios

y la canción silenciosa

de la soledad

ritméa

al compas de mis tristes ojos

allí sobre el lecho solitario de mi cama

hablan mis lagrimas escritas

contando

contando cada hora

y me pregunto

¿que es el amor?

es una daga oculta en el pétalo de una flor

debí cortar la rosa

cuando aun era un brote

debí arrancar de raíz el rosal

pero caí doblegado a tus pies

como un jardinero inepto.

Y esta, nostalgia acre

que ahoga como una espina envenenada

en la aorta de mi ser.

Fuiste la estrella que brillaba en mi cielo

eres el sol que se esconde al final de mi vida.

En mis noches solitarias,

me vuelvo un débil recuerdo, tendido en el pensamiento

un suspiro enfermo de tu amor

un lirio húmedo, de sereno

y me abrazo fuerte

me abrazo fuerte al recuerdo tibio de tu ser

que me da vida,,,

que me hace vivir

callado en la oscuridad

me olvido quien soy.

Y emprendo un viaje sobre tu cuerpo ausente

por que cuando aun eras mía

lloraba tu cuerpo un calor

un calor enamorado

amalgamado por las mismas moléculas

y eran tus besos un gemido de amor

una caricia

una caricia sonora que se desprendía,

desde tu regazo tibio

y gritaba tu cuerpo una pasión silenciosa

desesperante

por comernos el manjar de nuestro ser

y caías

caías como una espiga débil por el viento

muerta de pasión

y yo

yo besaba el ultimo poro de tu piel

rendido a tus pies conquistado

como una espada sin temple

bañado del roció , de tu manantial

hoy

hoy como mañana te amare

déjame

déjame amarte en silencio y proscribir tu nombre

y rendirte el culto de mi alma

enamorada.

Autor: Hilario de Jesus Esteban Lopez©

2013

“SOLO SI…”

“SOLO SI…”

Si ves que surge del otoño
un cordial florido de besos
murmurando como murmuran las hojas secas
bajo la lluvia;
escucha:
son los sonidos fatigados de mis palabras
que desvelan sus últimas voces.

si una pluma olvidada sobre el papel
despierta al unísono la imagen de mi amor
en el súbito espléndido de tu mente
es por que aún te escribo para vivir.

Si aún el pálido verbo de mi nombre
pasa melancólico en la emperatriz
loca de tu alma, como un fantasma asustado,
no desmientas has amado lo que no fue.

Si en la agitada carrera de tu diario afán
surge tu mirada espantada
buscando entre la gente indiferente
¿Quien?
como una espada te clava la mirada.

Es porque aún,
pienso en ti.

Si en el rezo de tus labios
bajas la voz, omitiendo mi nombre
inhibida, avergonzada
como lo hago yo
es que nuestro amor podría ser eterno.

Si un día te vuelcas de bruces
sobre tu cama, tras la vigilia
desleal, al que deshace tu almohada
y suspiras pensando en mi,
no dudes,
es que estoy amándote todavia.

Por fin, cuando arrugada la piel
se tiña de años,
y sonrías inconsciente
arrullando el pensamiento aquel verso que proferí
entonces sabras , que aunque tarde
y sin embargo aún este poema
se escribió por ti y para ti.

Yo estaré, sin el mas minimo alarde
orgulloso de haber nacido
para escribirte, para amarte solo a ti.

Autor: Hilario de Jesus Esteban Lopez.©
2016

“SILENCIO”

“SILENCIO “

Me gusta el silencio cuando borra
El precio pagado por el olvido,
donde genera el lenguaje fructífero,
el alma,
donde las nubes de la incertidumbre mueren
besando la plena, lucidez del amor.

Cuando ya el hecatombe del ambiente
encabrita el deseo, de la soledad
surge como un extasis la melancolía difuminada por el recuerdo.

Muere lo que no es
cabalgando asustado
en el tiempo pretérito.

En los jardines del silencio
los versos se arrancan por montones
hay cultivo de amapolas
entre la pausa de la hora.

Hurgan mis ojos cerrados
el vientre de las cosas,
saltando desde las alturas ,la palabra
que corre tras tu paso

El soneto se oye caer como un látigo
al unísono del relámpago
Y sin embargo suave
Como el toque efímero de una pluma.

el espíritu de tu cuerpo
fluye de portales inanimados
haciéndolas temblar de amor

Alli una piedra, un tulipán, un crisantemo
Una banca vacía
Un árbol de cerezo, trinar de pájaros
Equinaceas de Flores amarillas, se vuelven un altar,
un culto a tu amor, un sacrificio encendido
El hecho de lo prometido

Ay el amor
Cuando viene a buscar lo que no ha perdido.

que silencio al paso de tu suspiro ,
Como un toque a mi oido,
sobre el blondo nácar de tu pecho.

Las lilas de tus sonrisas cobran vida
revoloteando en las gargantas de los pájaros.

gorjean, se divierten y vencen la palabra resistida.

Ah la pluma de tus pies cuando despiertan tus pasos
dejando la huella, de la nada .

He aprendido a querer el silencio
porque allí la soledad me abraza
sin una palabra de reproche,

allí me surca tu labio,

El capricho sollozo de tu alma
Que para mi,

es caricia,

Allí me enveneno de ti,
Hasta que la sobredosis del poema somnoliento
espera que pronuncie tu nombre.

Allí
mío es tu pelo, tu voz callada, tus manos de seda
Tus locuras ausentes, la danza de tu sonrisa
la inocencia de tu afrenta .

Nace la flor cuando arranco un beso tus labios
En el recuerdo que muere a prisa.

te arrulla mi olfato
te siguen mis ojos

Allí se adormece mi alma .
se vuelven bríos tus ojos
no sé si el cielo es azul,
o ha oscurecido de repente

Allí se me hace eterna la hora

Como mentir que te amo
Y como no amarte si resurge de mi boca
la mueca fatigada al efluvio toque del viento
cuando celoso buscaba morder tus labios.

No hay palabra, no hay fonema, que despierte el más grandioso poema,
Que el firmamento de tus ojos.

Y tu cuerpo, tu cuerpo es vaso
de trigo para el amor del alma
un topacio que brilla irisado por la luz
del dia .

no hay vértigo en la frase
no extasis alucinógeno en las vértebras de mis pulmones
ni delirio de locura en mi palabra

Hay síndrome de amor escondido;

Porque no basta un lecho para amarte
Una nupcia para clamarte que eres mia
Un cortejo de rubíes para engalanarte

Ya eres tú, ya eres bella
Ya eres mía.

Hay ciertas cosas incorregibles en mi
La vértebra de mi costilla
El ruido de mi voz
La piel que va perdiendo su lozania.

y se va
se va el tiempo que fue ayer, hoy
Mañana pasará

Pídeme, pídeme que estruje el hosco tronco de los cardos
Que salga en el crudo invierno amoratado
Que penitente hinque rodilla
Pide que los ocasos naufraguen en el horizonte
Que las estrellas sueñen de día
Que los peces mueran de frío
Pide que nunca una madre rece
Por el hijo ausente
Pero no me pidas que nunca vuelva amarte

Porque no he dejado de amarte todavía.

Me gusta el silencio,
Porque sabe callar cuando al amarte
la noche brilla .

Me gusta el silencio cuando te amo
Porque susurra en el poema
que aun eres mía.

¡Y te amo!

“Sin réplica “

img_0464

Ella pidió que le escribiera

cuando me soltara la gana

cuando el tedio de la soledad

hiciera mella en la hora fatigada,

no podía darse el lujo de ser soltera.

 

Yo, le escribí tantos versos

queriendo aferrar el aire con mis manos

con el ebrio ardoroso de mis poemas

con el delirio tormentoso de la razón

Abrí la puerta para que entrara

Para que acariciara mis versos con sus ojos

e hiciera su casa, mi corazón.

 

Autor:Hilario de Jesus esteban Lopez.